Tortuga gigante de Aldabra

Tortuga gigante de Aldabra

Tortuga gigante de Aldabra

La tortuga gigante de Aldabra, como su nombre indica, es una especie gigante de tortuga nativa de las islas Aldabra en el Océano Índico.

Constituye una de las especies más grandes de tortuga en el planeta y es también uno de los animales más longevos del mundo, con un ejemplar registrado que logró vivir 255 años.

Además, es la única tortuga gigante del océano Índico que aún vive, tras sobrevivir a la llegada de colonos humanos a su hábitat, causa de muerte de otras especies nativas,  incluyendo la tortuga gigante de Seychelles, que se piensa está extinguida en la naturaleza.

Para acceder rápidamente a información completa de esta especie se construyó este artículo, en el que podrás conocer de su hábitat, alimentación, características físicas y estilo de vida.

Anatomía de la tortuga gigante de Aldabra

Características de la tortuga gigante de Aldabra

La tortuga gigante de Aldabra tiene una concha enorme en forma de cúpula, que actúa como una armadura de protección para su cuerpo suave y vulnerable. También tiene un cuello muy largo que le permite acceder a hojas de las ramas de árboles altos. Los ejemplares machos crecen como promedio hasta 1,1 metros de largo, mientras que las hembras son un poco más pequeñas, con una longitud media de 0,9 metros.

Los machos, aunque no son realmente mucho más grandes como vimos, también se sabe que pesan cerca de 100 kilogramos más que sus contrapartes femeninas.

En conjunto, las tortugas gigantes de Aldabra son animales de movimiento lento, caracterizados por tener piernas gruesas, cortas y redondas, además de los pies planos, lo que les ayuda a desplazarse con relativa facilidad en la arena.

Distribución y Hábitat

La tortuga gigante de Aldabra habita principalmente en las praderas y pantanos de las islas del atolón de Aldabra, que forma parte de la cadena de islas Seychelles en el Océano Índico. Una vez compartieron estas islas con otras especies de tortuga gigante, pero muchas de ellas fueron cazadas hasta la extinción durante los siglos XVIII y XIX.

Aunque la tortuga gigante de Aldabra se encuentra generalmente en zonas de densa vegetación y baja altitud, también es conocida por pasear en regiones rocosas, de escasa vegetación, cuando la comida escasea. Esta especie también suelen encontrarse descansando a la sombra, o en una piscina muy poco profunda de agua para refrescarse en el calor.

Comportamiento de la tortuga gigante de Aldabra

Comportamiento y estilo de vida

Estas tortugas pueden encontrarse tanto individualmente como en manadas, ya que tienden a reunirse, principalmente en pastizales abiertos.

La tortuga gigante de Aldabra es por lo general más activa en las mañanas, momento del día en el que pasa más tiempo buscando comida para evitar las altas temperaturas de la tarde. De igual forma, se conoce que cava madrigueras subterráneas o de descanso en pantanos, para mantenerse fresca durante el calor del día.

A pesar de ser un animal lento y cauteloso, esta tortuga se dice que se interesa por la presencia de personas en su entorno, lo que indica por qué era tan fácil cazarla por los antiguos colonos del área: simplemente, la gigante de Aldabra no tenían miedo de ellos ni rehuía la interacción, facilitándole la tarea al cazador.

Reproducción y ciclos de vida

La hembra de tortuga de Aldabra pone hasta 25 huevos entre febrero y mayo, en un nido seco y poco profundo que cava previamente en el suelo. Los atributos poco trabajados del nido lo hacen muy vulnerable a ser destruido por los depredadores de la zona.

Se piensa que las hembras de la especie son capaces de producir más de una camada por año, y que los huevos generalmente eclosionan tras un período de incubación de ocho meses.

Ciclos de vida de la tortuga gigante de Aldabra

Los bebés de tortuga gigante de Aldabra tienden a emerger todos de sus huevos durante el mismo período de dos semanas, lo que coincide con la llegada de la temporada de lluvias.

Estos reptiles son de lento crecimiento y muchas veces no llegan a la madurez sexual hasta que tienen entre 20 y 30 años de edad. Aunque algunos ejemplares han llegado a vivir más de 250 años, la mayoría vive entre 80 y 120.

Dieta

La tortuga gigante de Aldabra es un animal herbívoro que pasa gran parte de su tiempo navegando por comida que rodea su ambiente de abundante vegetación.

Es conocido que por esto se encuentra en lugares conocidos comúnmente como "Turf tortuga", que son áreas que incluyen más de 20 especies de pastos y hierbas diferentes.

La especie también se alimenta de hojas, frutos y bayas de la vegetación circundante, lo que es facilitado por la posibilidad de alzarse sobre sus patas traseras y acceder a golosinas ligeramente altas.

Uno de los mayores golpes a la especie fue la introducción de animales domésticos en las islas, ya que estos comenzaron a hacerle la competencia por la comida. Las cabras son conocidas por pastar muy rápidamente, y en este escenario ha devorado a su manera vastas áreas del hábitat natural de la tortuga.

Depredadores de la tortuga gigante de Aldabra

Depredadores y amenazas

Debido a su inmenso tamaño y la ausencia natural en su hábitat de mamíferos depredadores, se pensaba que los adultos de gigante de Aldabra no tenían depredadores naturales, aunque existe una creencia en la región de que los ejemplares más vulnerables, jóvenes y pequeños, han sido cazados por una especie gigante de cangrejo que vive en madrigueras en el atolón.

Con los colonos humanos y la introducción de depredadores en forma de animales domésticos como perros y cabras, la tortuga gigante comenzó a ser amenazada, pues los nuevos inquilinos del hábitat, más rápidos que ella, empezaron a comer su comida.

Hoy en día, esta tortuga es la más amenazada por la pérdida de su hábitat de crecimiento a manos de los asentamientos humanos y por el cambio climático, que se convierte en una amenaza cada vez mayor para la especie en el futuro.

Datos de interés

La tortuga gigante de Aldabra ha tenido cuatro nombres científicos hasta la fecha, debido principalmente al hecho de que existen argumentos en curso acerca de su similitud con otras especies grandes del Océano Índico, como la posiblemente extinguida tortuga gigante de Seychelles.

A pesar de que las cifras de población han caído producto de la caza, la pérdida de hábitat y la introducción de nuevos depredadores, una de las mayores amenazas para la tortuga gigante de Aldabra es el aumento del nivel del mar, causado por el cambio climático. Las islas donde habitan estas Tortuga se elevan escasos metros sobre el nivel del mar y, por tanto, tienen un gran riesgo de ser sumergidas en un futuro relativamente cercano.

Fotos de tortugas gigantes de Aldabra

Relación con el hombre

Antes de la década de 1700, la tortuga gigante de Aldabra no tenía depredadores significativos o competencia por el alimento. Se cree que convivía con todas las poblaciones de las distintas especies de tortuga gigante, en una relación saludable. Sin embargo, las personas que llegaron a las islas se encontraron tanto con estas tortugas como con sus huevos, presas fáciles de atrapar, matar y comer. Esta caza masiva casi acabó con la especie en menos de 100 años.

La tortuga gigante de Aldabra también ha sido devorada por los animales domésticos que llegaron con las personas y sus nidos en el suelo son particularmente vulnerables. De igual forma, como hemos referido, también ha perdido gran parte de su hábitat natural debido a la expansión de los asentamientos humanos en todo el atolón.

Estado de conservación y vida actual

Hoy en día, la tortuga gigante de Aldabra aparece como un animal que es vulnerable a la extinción en estado silvestre. Sin embargo, el atolón de Aldabra ahora ha sido protegido de la influencia humana, después de haber sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

Gracias a la protección, el atolón es el hogar de unas 152 mil tortugas gigantes de Aldabra. Otra población aislada de la especie reside en la isla de Zanzíbar y existen otras poblaciones en cautiverio en parques de conservación en Mauricio y Rodrigues.

Los programas de cría en cautividad de estas islas son para tratar de revivir la especie y las poblaciones en ellos. Hasta el momento, parecen ser prósperos a partir de sus buenos resultados.

Compártelo en tu red social: