Cuidados de las tortugas de caja

Cuidados de las tortugas de caja

Cuidado de las tortugas de caja

La vida silvestre de una mascota transcurre de manera muy diferente a la de cautiverio. Muchas personas obvian este importante detalle y dejan escapar aspectos que podrían contribuir a la calidad de vida del animal.

Algo similar sucede con la tortuga de caja, un reptil conocido por su longevidad, y que en muchas ocasiones muere de manera prematura debido a la falta de atención. ¿Cómo cuidar a las tortugas de caja? Sobre esto hablaremos en el presente artículo.

Especies de tortugas de caja

Se conoce por tortuga de caja a un grupo de especies de este reptil, entre las que distinguen el género Cuora o Pyxidea (asiáticas) y el Terrapene (norteamericanas).

Estos animales tienen el caparazón en forma de cúpula por lo que presentan gran porte. La concha de este  ejemplar se encuentra articulada en la parte inferior por lo que es posible cerrarlo ante la presencia de los depredadores. La esperanza de vida de la tortuga de caja supera los 40 años.

Tortugas de caja como mascotas

Erróneamente suele pensarse que una tortuga de caja es un animal que apenas se mueve. Sin embargo, este ejemplar precisa de suficiente espacio para hacer ejercicios de forma diaria, estirar sus patas y evitar las consecuencias que provoca estar postrado en un lugar.

Terrario ideal

Si desea tener una tortuga de caja debes asegurarte de confeccionarle el lugar adecuado. Para ello debes saber que en el suelo de su “casa” debes colocar un sustrato que bien puede conformarse a partir de la corteza de orquídea mezclada con turba, o con arena unida a un poco de tierra.

Cualquiera de los anteriores sustratos debe humedecerse. Y es que cuando las tortugas permanecen en lugares demasiado secos la piel se les roe. Asimismo, recuerda limpiar el sustrato semanalmente.

En el local donde estará la tortuga debes recrear dos climas. Esto para hacerlo semejante al hábitat natural del animal. De tal forma en unos de los lados la temperatura debe estar entre los 80 y 90 grados Fahrenheit (sería el lugar para tomar el sol), y en otro a 70 y 80 grados Fahrenheit (espacio más fresco dentro de la caja).

Cuidar de tortugas de caja

Iluminación del terrario

Durante la noche todas las luces que empleas para recrear el ambiente deben apagarse, por lo que se precisa incluir fuentes alternativas de calor almohadillas de calor y/o cinta térmica. Para las tortugas nunca deben emplearse rocas de calor porque estas pueden quemar los pies de la tortuga.

Las tortugas de caja son reptiles omnívoros. De tal forma, su dieta en la naturaleza se compone de flores, bayas, hongos, babosas, insectos, roedores, serpientes, aves, huevos, y peces. Teniendo en cuenta tus posibilidades podrás elaborarle un menú que sea de s agrado y la mantenga bien alimentada.

Dieta de las tortugas de caja

Debes saber que durante seis primeros años de vida la tortuga es carnívora. Al llegar a la adultez son mayormente herbívoros aunque no son amantes de las hojas verdes.

Si te decides por una tortuga de caja como mascota debes saber que odian que las toquen constantemente. Asimismo, si tienes otros animales en casa, protégela, pues suele ser lastimada con facilidad por perros y gatos.

Compártelo en tu red social: