Guía básica de las tortugas de agua

Guía básica de las tortugas de agua

Guía básica de las tortugas de agua

Este artículo es una referencia útil para los interesados en adoptar una tortuga de agua como mascota. En él se ofrecen claves que impedirán la enfermedad o muerte prematura del animal.

Tanto las tortugas acuáticas como las semiacuáticas son mascotas muy populares. Quizás la más conocida sea la tortuga de la Florida, de Estados Unidos, por los atractivos colores que suele exhibir, aunque existen muchas otras especies igual de atractivas y con las condiciones indispensables para constituir una agradable mascota.

Desafortunadamente, sin los cuidados adecuados, las tortugas pueden no tener una vida placentera en cautiverio y hasta fallecer, sobre todo si son ejemplares pequeños.

Para evitar esto, esta especie de guía de las tortugas de agua te será útil. Antes de que estudies sus apartados, te recomendamos que para adquirir una tortuga o varias como mascotas, te cerciores primero que son ejemplares obtenidos en cautividad y no extraídos abruptamente de su hábitat. Así se adaptarán más fácilmente a las condiciones que les proveas, siempre y cuando cumplan con sus estándares mínimos.

Tortugas y los niños

Relación con los niños e higiene

Evita que los niños se acerquen en exceso a tus tortugas. Pueden contemplarlas y darles de comer lo que les permitas. Pero tras esto debes velar porque los pequeños aseen sus manos.

En la década de 1970 el gobierno de Estados Unidos prohibió la venta de tortugas de menos de 4 pulgadas de largo (10,16 centímetros), debido a que se estableció que las tortugas eran causantes comunes de infecciones por Salmonela, especialmente en niños.

Sin embargo, no es que las tortugas bebés tengan más Salmonela que las más grandes; se trata de que son más propensas a ser manipuladas por los niños, que descuidan la higiene y son capaces, en su creatividad envidiable o curiosidad infantil, hasta de llevarlas a su boca.

Ello podría ocasionar un contagio por bacterias Salmonela, presentes en las tortugas. Por tanto, evite y lleve al mínimo posible el contacto de los niños con sus tortugas. Siempre vele por un mantenimiento adecuado de la higiene en el recinto de la mascota y asee sus manos tras manipularla, así como cerciórese de que todo aquel que la manipuló también lo hizo.

Por otra parte, asegúrese que las tortugas tengan la atención que tanto requieren, incluyendo grandes tanques, iluminación especial, una buena filtración y mucha limpieza.

A veces estos reptiles son vendidos o entregados a personas que no tienen idea de cómo criar uno ni se interesan por hacerlo adecuadamente, lo que deviene en la muerte o sufrimiento de muchos ejemplares, víctimas de un estrés profundo por ese abandono y desatención.

Vivienda para tortugas de agua

Vivienda

Las tortugas acuáticas requieren recintos grandes, ya que muchas, como las de orejas rojas y otras especies de tortugas domésticas comúnmente disponibles, crecen un poco más de 30 centímetros.

Si se les dispone uno, con las características que ahora explicaremos, las tortugas mascotas pueden durar muchos años para felicidad de sus propietarios, incluso algunas podrán hasta superarles en vida.

Las viviendas o recintos para las tortugas acuáticas requieren una rigurosa elaboración. En ellos deben tener la posibilidad de exponerse con regularidad a la luz ultravioleta (UV), por lo que las bombillas caras diseñadas para reptiles, que producen luz UVA y UVB, son necesarias y un complemento infaltable. Sin esta perspectiva, la enfermedad ósea metabólica (síndrome de concha blanda) puede aparecer.

Asimismo, las tortugas son sucias y por ello una buena unidad de filtración resulta necesaria para ayudar a mantener la calidad del agua. Esto no significa que no se mantenga una frecuencia adecuada de limpieza manual del recinto.

Las tortugas además deben tener zonas de agua con la suficiente profundidad como para nadar en ella. Esto, complementado por un lugar para salir del agua a tomar el sol, o en su defecto una luz incandescente que climatice el recinto desde arriba.

Alimentación de las tortugas acuáticas

Alimentación de las tortugas de agua

A pesar de existir una amplia variedad de alimentos comerciales para tortugas, que se promocionan como nutrientes completos, alimentar a su mascota solo de ellos no resulta una buena opción.

La mayoría de las tortugas acuáticas son omnívoras, y sus preferencias alimenticias pueden cambiar por momentos, a lo largo de su vida. Ofrecerle a su mascota una buena variedad de alimentos es la mejor manera de alimentarla adecuadamente.

Como regla general, puede alimentarla en una tina de plástico que esté separada del recinto. Esto le permitirá disminuir el desorden derivado de la ingesta en el mismo, y le facilitará la labor de limpieza.

Características de las tortugas acuáticas

Otras características de las tortugas acuáticas y consejos para su cría

Si usted logra instrumentar lo dicho hasta aquí, seguramente dispondrá de una mascota hermosa, fascinante y divertida, que estará comprometida con usted, su atento propietario.

Sin embargo, recuerde que el primer paso antes de adoptar una tortuga es investigar bien su especie y conocer los cuidados que requiere. Mientras que los fundamentos del cuidado de la tortuga acuática son similares para todas las especies, los propietarios potenciales deben consultar las peculiaridades de cada una, para obtener más información sobre las exigencias de hábitat (recinto), medio ambiente y alimentación de las especies en las que está interesado.

Si lo estudiado es adecuadamente implementado y mantenido, las tortugas de agua le darán gran satisfacción a su propietario, constituyéndose en mascotas dóciles, animosas y tiernas.

Compártelo en tu red social: