Tortuga mora

Tortuga mora

Tortuga mora

Las tortugas mora constituyen una especie vulnerable y amenazada. No obstante, sus lugares de origen abarcan una gran variedad geográfica en más de tres continentes, lo que condiciona la existencia de un elevado número de subespecies que parece sobrevivirán a las amenazas actuales, a menos que se desaten a volúmenes inusitados la caza furtiva y la comercialización irresponsable.

Últimamente, las moras se han insertado en la preferencia de aquellos que apuestan por una tortuga como mascota. Si usted es de esas personas, tenga presente que la procedencia fundamental de las moras es la vida salvaje, por lo que pueden albergar parásitos y otros problemas de estrés relacionados con el ambiente. Además, son propensas a enfermedades alimentarias y respiratorias, razones que las convierten en una tortuga no idónea para principiantes.

No obstante, son atractivas y si se decide por una, pues este artículo le proveerá con las características básicas de la especie y algunos tips esenciales para su cuidado como mascota.

Distribución geográfica de la tortuga mora

Distribución geográfica

La tortuga mora fue descrita por primera vez en 1758. Puede encontrarse en el sur de España, Europa del Este, África del Norte, y partes de Asia, especialmente del Medio Oriente.

Se encuentra en ambientes variables, desde una duna de costa hasta estepas rocosas de las montañas, pero por lo general prefiere regiones muy calientes, secas y áridas, con altas temperaturas en verano.

De igual forma, habita zonas de escasa vegetación.

Descripción

La tortuga mora es pequeña, y su tamaño promedio es de unos 20 centímetros, aunque hay ejemplares que pueden llegar hasta los 30.

Su coloración no es demasiado brillante, pero sí variable y atractiva. Una característica principal son los “spurs”, dos pequeños tubérculos que se encuentran en sus muslos, uno a cada lado de la cola.

Descripción de la tortuga mora

Existe una serie de subespecies de tortuga mora, y difieren principalmente en el tamaño, el peso y la coloración. Para identificar mejor un espécimen individual, lo que se necesita es saber su lugar de origen. Como grupo, todas tienen un caparazón rectangular, cuya coloración va desde marrón oscuro a amarillo brillante, con cantidades variables de acentos oscuros que van desde unas pocas manchas, en muchos lugares, hasta parches sólidos.

Algunas subespecies han desarrollado una flexión de los bordes del carapacho, mientras que otros no, o muy poco. La cabeza es oscura, a menudo con grandes marcas simétricas en la parte superior.

Cuidado y alimentación

Las tortugas mora deben ser alimentadas con una dieta alta en fibras, baja en proteínas, y rica en calcio. Ellas se alimentan con impaciencia en una ensalada mixta de verduras y hortalizas cada día, pero usted debe tratar de ofrecer la mayor cantidad de hierba, heno, dientes de león, hojas de maleza natural no tóxica y opuntia.

Asimismo, una pizca de un suplemento mineral-vitamínico y un suplemento de calcio de calidad debe ser ofrecida en la ensalada de vez en cuando.

El propietario de una de estas tortugas puede proporcionarle un hueso de sepia en el recinto, para permitir que la tortuga regule la cantidad de calcio. Sin embargo, no todas las tortugas se lo comen, por lo que debe estar preparado para complementar el calcio en la ensalada.

Cuidado y alimentación de la tortuga mora

Para una salud óptima, las moras deben ser alimentadas con la menor cantidad posible de frutos. Usted le puede ofrecer algunos trocitos de melón, manzana y otras frutas en el caluroso verano, pero sólo una vez cada diez días o dos semanas.

Estas tortugas no deben ser alimentadas con cualquier comida para perros o gatos y con alimento comercial solo ocasionalmente, ya que son propensas a problemas renales y problemas médicos relacionados con dietas altas en proteínas.

Si se mantiene un entorno y dieta adecuados, estas tortugas pueden vivir mucho tiempo. Algunos ejemplares han vivido, según los informes, más de 100 años.

El agua les debe ser ofrecida en un plato plano o cazuela, lo suficientemente grande para que la tortuga se remoje si lo desea, pero poco profundo para que no se ahogue. Este recipiente se puede limpiar y esterilizar una vez por semana, o más si fuese necesario.

Ambiente de la tortuga mora

Ambiente

Las tortugas mora requieren ambientes cálidos y secos, por lo que si usted vive en una zona húmeda debe ser muy cuidadoso si la mantiene al aire libre. Asimismo, vivir en la tierra húmeda les causará problemas médicos graves.

Un individuo necesitará un recinto de al menos 120 centímetros por 60, mientras que un par de adultos requerirán por lo menos 120 centímetros por 180 cm.

El sustrato puede ser una mezcla de arena y musgo de turba, en una proporción de tres por uno respectivamente. Una capa de heno de hierba se puede agregar en un extremo para proporcionar un refugio, pero el sustrato debe mantenerse seco, ya que estas tortugas son muy sensibles a las condiciones de humedad.

Se les debe proporcionar calor, utilizando una bombilla en una lámpara superior. Idealmente, esta lámpara de calor debe colgar apenas 31 centímetros sobre el sustrato y su luz debe proporcionar un intervalo de calor entre 32 y 35 grados Celsius en un extremo de la carcasa. Esto le proporcionará a la tortuga un extremo caliente para disfrutar.

Las tortugas griegas son tímidas, por lo que el criador se debe asegurar de proporcionarles una variedad de refugios para darles una sensación de de seguridad. Como ejemplo, estos refugios pudieran ser grandes trozos de corteza de corcho curva, grandes hojas de plátano, montones de paja o heno, etc. Los refugios además deben estar ubicados en el extremo más frío del recinto y no directamente bajo las lámparas que emiten calor.

Manipulación de la tortuga mora

Manipulación

Como ya dijimos, estas tortugas son tímidas, por lo que se les debe ofrecer una variedad de refugios para que se sientan seguras. Como animales introvertidos que son, no les gusta ser manipuladas, como la mayoría de las tortugas.

A menudo se retiran a su concha y permanecen firmemente encajadas con sus grandes patas y con escamas que cubren sus cabezas. Por supuesto, siempre hay excepciones y hay tortugas en ocasiones muy extrovertidas, las que mayormente han sido criadas en cautividad desde que eran bebés y están adaptadas a la interacción diaria durante muchos años.

Reproducción

Las tortugas moras se reproducen en la primavera y el anidamiento lo hacen unas semanas más tarde. Pueden tener una o más puestas, de uno a 12 huevos, que son enterrados por la hembra.

Algunos ejemplares usan un nido bien formado, mientras que otros sólo tienen que utilizar una depresión y espolvorear un poco de suciedad sobre los huevos.

Testudo graeca

Enfermedades

Los problemas más frecuentes de esta especie se originan por causas ajenas a los hábitats cálidos y secos. Cuando en cautiverio se mantienen en ambientes frescos o húmedos durante un período prolongado, el criador comprobará cómo su mascota desarrolla problemas respiratorios.

La tortuga mora es extremadamente susceptible a varios patógenos y resulta complicado liberarla de los problemas respiratorios.

Sobre estos últimos, los primeros síntomas que desarrolla la tortuga son la inflamación de los ojos y las secreciones de la nariz. Cuando esto sucede, el propietario debe esforzarse para mantener un recinto caliente y seco, que contrarreste estos problemas de salud.

Muchas de estas tortugas son capturadas en la naturaleza, por lo que es necesario preocuparse por la presencia de parásitos y otros tipos de estrés y problemas relacionados con el ambiente. También son propensas a los desequilibrios dietéticos, que pueden causar tremendos problemas de salud.

Enfermedades de la tortuga mora

Las tortugas mora no deben ser alimentadas con verduras como la espinaca, acelga, col china o cualquier otra de esa índole, ya que inhiben la absorción de calcio. En ese sentido, también se deben evitar la comida de gato y perro, y los frutos. Estos últimos solo se deben proporcionar en pequeña escala y con distanciamiento en el tiempo entre una ingesta y otra.

Disponibilidad

Las tortugas mora están ocasionalmente disponibles en las mejores tiendas de reptiles en línea o en las ferias y exposiciones de reptiles. Como norma, son bastante baratas.

Si se ha decidido a adoptar una de estas tortugas como mascota trate de obtener una declaración exacta del proveedor en cuanto al lugar de origen del animal, para que usted pueda estar seguro de que va a ser capaz de proveer sus necesidades de entorno.

La compra de su tortuga de un criador o alguien con un conocimiento íntimo de las tortugas es importante. Ellos le ayudarán a determinar el recinto adecuado y le darán consejos útiles para que tenga éxito. Como último consejo se recomienda adquirir una tortuga de al menos tres meses de edad, ya que esto ayuda a asegurar que el ejemplar rebasó la etapa delicada.

Compártelo en tu red social: