Tortuga carey

Tortuga carey

Tortuga carey

La tortuga carey es única por sus características. Su mandíbula en forma de pico le da un inquietante parecido a las aves y su caparazón la hace especial. No obstante, características propias de la especie atentan contra su propia supervivencia.

Hoy el carey es una especie amenazada, debido mayormente a la caza de la que es víctima por su caparazón, invaluable en artesanía, y su exquisita carne. Sin embargo, existen fuertes regulaciones a nivel internacional que protegen a la especie, las que, de cumplirse adecuadamente, podrían tributar a que el carey permanezca en la Tierra por muchos años más.

En el presente artículo, basado en información obtenida del Plan de Recuperación de tortugas carey en el Mar Caribe, Estados Unidos, Océano Atlántico y Golfo de México, del Servicio Nacional de Pesca y Vida Silvestre, te brindamos datos esenciales de la tortuga carey que te ayudarán a conocer la especie, y concienciar sobre la necesidad de protegerla.

Estado actual

La tortuga carey está listada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (UICN) como una especie en peligro. Además, está catalogada como en peligro de extinción en todo su rango por la Ley de Especies en Peligro de 1973.

Una revisión exhaustiva del estado de conservación de la especie a lo largo y ancho del mundo llegó a la conclusión de que las poblaciones de tortuga carey tienden a la baja, al menos en 38 de las 65 unidades geopolíticas de las que se dispone de información.

Estado actual de la tortuga carey

Se observaron disminuciones severas en el Océano Atlántico occidental y la región del Caribe. Es aleccionador considerar que los niveles de anidación actuales pueden ser mucho más bajos que lo estimado previamente.

A pesar de la legislación protectora, el comercio internacional de conchas de carey y uso de subsistencia de la carne y los huevos, siguen sin disminuir en muchos países y representa una amenaza significativa para la supervivencia de la especie en la región.

La revisión del estado más reciente de la tortuga carey en los Estados Unidos reconoció que aún existen numerosas amenazas a pesar de una década de protección.

Descripción

La tortuga carey se distingue de otras tortugas marinas por tener dos pares de escamas prefrontales; de espesor, escudos posteriores superpuestos sobre el caparazón; cuatro pares de escudos costales (el delantero no está en contacto con el escudo nucal); dos uñas en cada aleta y una boca en forma de pico, que es lo que origina su nombre en inglés hawksbill.

Además, en la tierra la tortuga carey tiene una marcha alterna, a diferencia de la tortuga laúd y las tortugas marinas verdes.

Descripción de la tortuga carey

El caparazón de las tortugas carey más jóvenes es en forma de corazón y se hace más alargado a medida que la tortuga madura. Los lados y porciones traseras del carapacho están fuertemente dentados en todos los ejemplares, excepto en los animales muy viejos. Los escudos epidérmicos que cubren los huesos constituyen la concha tan apreciada por el comercio.

Los escudos son inusualmente gruesos y se superponen en la parte posterior en la mayoría de los animales. Los del caparazón son a menudo ricos en estampados, simulando una radiación de forma irregular con rayas de color marrón y negro sobre un fondo de color ámbar. Los escudos del plastrón son generalmente de color amarillo claro, con poca o ninguna pigmentación oscura.

La cabeza de la tortuga carey es alargada y se estrecha bruscamente en un punto, y la mandíbula inferior tiene forma de V. Esto le da claramente al animal una apariencia de pájaro.

Se puede decir que la tortuga carey es una pequeña tortuga de tamaño mediano. Las hembras anidadoras del Caribe promedian una longitud de cerca de 87 centímetros en su caparazón curvo y pueden llegar a pesar hasta 80 kilogramos. El peso récord de un ejemplar era de 127 kilogramos y fue reportado en 1952.

Como promedio, en el Caribe y Estados Unidos, las crías miden cerca de 4,2 centímetros de longitud, medidas a lo recto del caparazón, y el rango de peso oscila entre los 13,5 y los 19,5 gramos.

Hábitat de la tortuga carey

Hábitat

Las tortugas carey utilizan diferentes hábitats en distintas etapas de su ciclo de vida. La opinión generalizada es que las tortugas carey son pelágicas y se refugian en líneas de hierba mala alrededor de las zonas de convergencia. Esta hipótesis se  refuerza debido que desechos flotantes tales como espuma de poliestireno, bolas de alquitrán, y los bits de plástico, todos componentes comunes de las líneas de hierba de las costas, se han encontrado consistentemente en los estómagos de las jóvenes tortugas carey de Texas.

Es probable también que las líneas de hierba mala en el Golfo de México sirvan de hábitat para la tortuga carey que entra a las aguas estadounidenses.

Las tortugas carey vuelven a entrar en las aguas costeras cuando alcanzan unos 20 o 25 centímetros de longitud de caparazón. Los arrecifes de coral son la principal zona de alimentación de los jóvenes, subadultos y adultos. Las cornisas y cuevas de los sistemas de arrecifes proporcionan a estas tortugas refugio para el descanso durante el día y la noche. La tortuga carey además se puede encontrar alrededor de afloramientos rocosos y bancos de arena de alta energía, que son los sitios óptimos para el crecimiento de la esponja, de la que las carey también se pueden alimentar.

Estas tortugas anidan en las playas de baja y alta energía en los océanos tropicales del mundo, compartiendo con frecuencia playas de alta energía con las tortugas verdes. La tortuga carey anida también en pequeñas playas y, debido a su pequeño tamaño corporal y agilidad, puede cruzar arrecifes de franja que limitan el acceso de otras especies.

Por último con respecto al hábitat, esta especie amenazada muestra una amplia tolerancia a diferentes tipos de sustrato para su nidificación, pero por lo general los nidos se colocan bajo vegetación.

Dieta de la tortuga carey

Dieta

Las esponjas son la dieta principal de las tortugas carey una vez que entran en las aguas costeras poco profundas y comienzan a alimentarse en la parte inferior.

Mientras que los estudios de la dieta de estos animales se han enfocado en el Caribe, hay evidencia de que el consumo de las esponjas es un hábito de alimentación de la especie en todo el mundo. Este consumo se hace con un alto grado de selectividad por parte de las tortugas, ya que solo se alimentan de un número limitado de especies de esponjas. A su vez, esta depredación de esponjas por tortugas carey puede influir en la sucesión de arrecifes y la diversidad biológica, mediante la liberación de espacio en el arrecife para el asentamiento de organismos bentónicos.

Reproducción

La temporada de anidación de seis meses de la tortuga carey es más larga que la de otras tortugas marinas. La anidación ocurre entre julio y octubre y el cortejo y el apareamiento comienzan un poco antes. La jerarquización en el Caribe es principalmente nocturna, aunque la anidación diurna puede ocurrir en raras ocasiones.

Este comportamiento de anidación sigue una secuencia general similar a la de otras especies de tortugas marinas: salida del mar, selección del sitio, compensación del mismo y construcción del hoyo, construcción de la cámara de huevos, puesta de huevos, llenado en la cámara de huevos, camuflaje del lugar del nido, y vuelta al mar. Todo este proceso se desarrolla entre una y tres horas.

Las tortugas carey anidan en promedio 4,5 veces por temporada y los intervalos entre una puesta y otra son de unos 14 días. Además, estas tortugas tienen una fuerte fidelidad al sitio o áreas específicas en playas de anidación y son capaces de volver al mismo lugar temporada tras temporada.

Reproducción de la tortuga carey

El tamaño de la puesta se correlaciona con la longitud del caparazón femenino. En la Florida y otras partes de Estados Unidos, así como en el Caribe, el tamaño de la nidada es de unos 140 huevos. Cada uno de ellos mide alrededor de cuatro centímetros de diámetro y son eclosionados por las crías cerca de 60 días después de la puesta.

La determinación del sexo de cada bebé se puede hacer probablemente mediante el control de la temperatura al momento de haber sido puestos los huevos, técnica aplicable en otras tortugas marinas y muchos reptiles. No obstante, los datos al respecto son muy limitados.

Amenazas

La tortuga carey se enfrenta a la mayoría de las mismas amenazas que ponen en peligro a todas las tortugas marinas. Por desgracia, también reúne amenazas particulares: los seres humanos encuentran sus conchas muy atractivas para la artesanía y su carne exquisita. La magnitud de la amenaza no se conoce, pero los expertos creen que la matanza de tortugas carey es un problema a considerar, sobre todo si queremos que la especie siga entre nosotros, como debe ser.

Japón es el principal consumidor de caparazones de carey, pero también hay un comercio importante en el Caribe. Esto, a pesar de que Japón firmó la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), que prohibió la comercialización y caza de las tortugas carey, entre otras especies. Del mismo modo, Cuba tampoco era muy exigente, hasta hace poco, en esta materia, lo que le daba oportunidad a un conveniente comercio.

Otros países, especialmente Indonesia, ignoran abiertamente sus obligaciones en virtud de la CITES y comercian con tortugas carey de todos modos. Por último, algunos países con poblaciones de carey, como Haití, no reconocen a la CITES.

Compártelo en tu red social: