Tortuga mordedora

Tortuga mordedora

Tortuga mordedora

La tortuga mordedora es la más grande tortuga de agua dulce en Canadá. Sus rasgos físicos hacen que sea considerada como una tortuga prehistórica que ha sobrevivido hasta nuestros días con algunas adaptaciones lógicas e imprescindibles para su supervivencia. Aunque no es la única tortuga de este tipo, sí es la mayor en peso y tamaño y la más representativa.

Esta especie no es peligrosa y ante un eventual ataque carece de la protección natural que los caparazones brindan a las tortugas. Su plastrón es muy pequeño, y le impide guarecerse. No obstante, la mordedora, siempre que le sea imprescindible, intentará defenderse.

Conocer de esta especie puede resultar útil para aquellos que planean algún día visitar los bellos y famosos lagos de Canadá. Solo con información de la tortuga mordedora, como la recopilada en el presente artículo, serán capaces de reconocerla y apreciar su belleza y hábitos.

Características

La tortuga mordedora tiene una larga cola con una serie de picos triangulares a lo largo de la parte superior, una reminiscencia de las de un stegosaurio. Esta característica hace que muchos definan a esta tortuga como una especie prehistórica que ha logrado sobrevivir hasta nuestros días, con algunas evoluciones lógicas.

Características de la tortuga mordedora

Su caparazón (concha superior) es de color bronceado u oliva, mezclándose con negro. El borde frontal del mismo es dentado en trozos grandes y presenta tres crestas longitudinales, a menudo cubiertas con algas. Por su pate el plastrón (la parte baja de la concha) es muy pequeño.

La longitud máxima del caparazón en esta especie es de 47 centímetros.

Especies similares

Las tortugas mordedoras pueden ser confundidas con las tortugas orientales de almizcle. El plastrón de esa especie también es pequeño, pero sus conchas altas en forma de cúpula y un par de líneas claras a lo largo de cada lado de la cabeza, así como la carencia de espinas en la cola, marcan la diferencia entre ambas especies y otras similares como la tortuga de pargo y la de escudo trasero serrado.

Además, las tortugas almizcle alcanzan un tamaño máximo de sólo 13 centímetros y sus nidos contienen hasta 50 huevos redondos, mientras que los de la tortuga mordedora en general sólo tienen entre tres y 15 huevos, de forma oval.

Hábitat de la tortuga mordedora

Hábitat

La tortuga mordedora puede habitar en casi cualquier hábitat de agua dulce, a pesar de que lo más frecuente es que sea encontrada en aguas de lento movimiento cuyo fondo es lodo suave o arena, con abundante vegetación.

Esta especie puede habitar sorprendentemente en pequeños humedales, estanques y zanjas. Hiberna en el barro o limo de la parte inferior de los lagos y ríos, por lo general no demasiado lejos de la orilla.

Biología

Las hembras de tortuga mordedora no comienzan a reproducirse hasta que tienen entre 17 y 19 años de edad.

Cavan un nido a finales de mayo o junio en un área abierta, por lo general una con suelo arenoso suelto. El sitio de la anidación está ubicado a menudo el lado de una carretera, un terraplén o una línea de la playa, pero las hembras utilizan casi cualquier área en la que puedan excavar.

Biología de la tortuga mordedora

Una camada puede ser distribuida en varios nidos y por lo general consiste en total en una cantidad de entre 40 y 50 huevos, que eclosionan en el otoño. Las crías son de dos a tres centímetros de longitud y al igual que con muchas otras especies u sexo se determina por la temperatura de incubación.

Las tortugas mordedoras sólo emergen desde el agua a tomar el sol ocasionalmente. A pesar de su naturaleza altamente acuática, no nadan particularmente bien y se observan a menudo caminando simplemente sobre su parte inferior.

Son omnívoras y se alimentan de diversas plantas acuáticas y algunos animales invertebrados como peces, ranas, serpientes, pequeñas tortugas, aves acuáticos y carroña relativamente fresca.

Aproximadamente el 90 por ciento de su dieta se compone de materia animal y vegetal muerta. Como especie juega un papel importante en mantener los lagos y humedales limpios.

Adultos de tortugas mordedoras

Los adultos de tortugas mordedoras tienen pocos enemigos naturales, pero los ejemplares en hibernación y los jóvenes son de vez en cuando víctimas de la depredación oportunista de nutrias y visones.

Por su parte, mapaches, zorros, zorrillos y zarigüeyas a menudo comen huevos de tortuga.

El pequeño plastrón de la tortuga mordedora no le permite guarecerse en su caparazón para protegerse cuando se ve amenazada. Por lo tanto, en tierra su única defensa de los depredadores es intentar asustar al atacante mediante amenazas y mordidas.

En el agua estas tortugas no se sienten presionadas ni atacan a las personas u otras amenazas potenciales. Simplemente prefieren nadar a distancia si se sienten amenazadas.

Compártelo en tu red social: