Tortuga lora

Tortuga lora

Tortuga lora

La tortuga lora es la más amenazada de todas las tortugas marinas. Sólo 580 hembras anidaron en 1994, un número muy inferior a las 40 mil que lo hicieron en un solo día de 1947.

Esta especie, que se alimenta principalmente de cangrejos, ya hoy no está amenazada sólo por coyotes o cazadores de huevos, sino que su principal factor de su riesgo es la captura incidental por los arrastreros camaroneros.

Con una población reproductora de no más de mil doscientas hembras maduras, cada tortuga lora atrapada por una red arrastrada para otras especies representa una pérdida significativa, no compensada por los esfuerzos de rescate más poderosos que cualquier tortuga haya recibido jamás.

Por todo ello, de la tortuga lora y sus vaivenes poblacionales, así como de sus características fundamentales,  hablamos en este artículo, que esperamos no solo aporte conocimiento, sino que también haga pensar en la necesidad de proteger tanto a esta, como al resto de las tortugas marinas.

Estado actual de la tortuga lora

Estado actual

La tortuga lora ha recibido protección en México desde la década de 1960 y fue catalogada como en peligro de extinción en toda su gama en 1970, bajo las leyes de Estados Unidos.

En 1963, el estudio de una película realizada en 1947 por un camarógrafo aficionado arrojó que en el día que se hizo la película, 40 mil hembras de tortuga lora habían anidado en una sola playa en el noreste de México. Esta arribada indica que existió una población adulta mucho más grande que la existente hoy.

En abril de 2001 un programa mostró que en el año 2000 se contaron un poco más de seis mil nidos, lo que constituyó una excelente noticia, ya que el número estimado de nidos en 1985 era menor de 200. No obstante, el camino hacia la recuperación completa de las poblaciones deseadas de tortuga lora, para que no sea una especie en riesgo, es aún bastante largo.

El plan de recuperación de las poblaciones existente plantea que el desplome de la población que se produjo entre 1947 y principios de 1970 puede haber sido el resultado tanto de la cosecha anual intensiva de los huevos, como de la mortalidad de ejemplares jóvenes y adultos producto de las pesquerías de arrastre.

Estado actual de la lepidochelys kempii

Para contrarrestar dicho desplome, la recuperación de la especie ha sido prevenida principalmente por la mortalidad incidental en la pesca de camarón comercial, evitando una contracción indeseada en la población reproductora.

Debido a que la tortuga lora, hasta el momento de concepción del plan, sólo tenía un único sitio de anidación conocido (Rancho Nuevo, México), un área de reproducción muy restringida y en franca desproporcionalidad con las crecientes amenazas que provenían de la especie humana, la estrategia admitía que la recuperación podría no ser posible. Por ello, su objetivo inmediato era mover a la tortuga lora de la lista de las especies En Peligro de Extinción, a la lista de Amenazadas.

Hoy en día, hay una mejor protección de las playas de anidación de la tortuga y el empleo de dispositivos excluidores (DET) en los barcos camaroneros es obligatorio. La población de la lora ha respondido favorablemente, con un lento pero constante aumento en el recuento de nidos anuales. La recuperación no es en absoluto cierta, pero los signos son alentadores y rebasan las expectativas originales.

Descripción de la tortuga lora

Descripción

La tortuga lora y su prima, la tortuga golfina, son las tortugas marinas más pequeñas, entre las conocidas hasta ahora. Los adultos generalmente pesan menos de 45 kilogramos y las medidas rectas de caparazón giran en torno a los 65 centímetros.

El color cambia de manera significativa a medida que maduran. Las crías son en su parte superior e inferior de un tono medio entre gris y negro, mientras que los adultos tienen un caparazón gris-oliva ligero, combinado con un plastrón amarillento o crema blanquecino.

Amenazas

No está claro que las tortugas lora hayan sido cazadas específicamente por su carne, aunque la intensa explotación de las tortugas marinas alrededor del cambio de siglo bien podría haber incluido a esta especie.

Hoy en día, la tortuga lora se enfrenta a dos amenazas sombrías: la pérdida de sus playas de anidación, y la muerte por ahogamiento en redes de arrastre de camarón.

Afectaciones a la anidación de la tortuga lora

Afectaciones a la anidación

Una amenaza importante para la playa de anidación de la tortuga lora es la invasión humana. Las zonas específicas de anidación están protegidas oficialmente, pero en el pasado, la aplicación de la protección era a veces un problema.

Los sitios de anidación también son vulnerables a las amenazas que se describen en las amenazas generales para todas las tortugas marinas. La lora es particularmente vulnerable a la pérdida de hábitat de anidación, ya que casi todos los nidos conocidos de la especie se concentran en una sola playa en México.

Pesca comercial

La mayor amenaza para la tortuga lora sigue siendo la muerte por ahogamiento en redes camaroneras. Entre 500 y cinco mil ejemplares mueren de esta manera cada año.

En 1987, la flota camaronera en todo el Golfo de México y el Atlántico sur atrapó un estimado de 45 mil o más tortugas, matando a aproximadamente 11 mil. Algunas estimaciones dan las ejecuciones en un número tres o cuatro veces mayor.

Las tortugas marinas se lavan con regularidad alarmante en las playas, donde la actividad de la pesca de arrastre y redes de enmalle es alta.

Pesca Comercial de las tortugas loras

Un dispositivo simple llamado DET ha existido durante muchos años y ha demostrado ser eficaz en la reducción del número de ahogamientos. Los DET están diseñados para mantener los objetos más grandes que un camarón fuera de la red. Así, escombros, tortugas, y otras presas de captura incidental, pueden escapar de la red sin afectar negativamente la captura de camarón.

En los Estados Unidos, los gobiernos federales y estatales invirtieron mucho tiempo y dinero para promover el uso de los DET, con la esperanza de que los camaroneros los usarían de forma voluntaria. Lamentablemente, hubo una fuerte oposición por parte de la industria camaronera. Ya en 1989, regulaciones federales en ese país establecieron el uso de los DET, para los camaroneros que operasen en aguas de Estados Unidos, de forma obligatoria. El cumplimiento sigue siendo un problema, pero desde que se implementaron los reglamentos, la lora ha iniciado una lenta recuperación.

La contaminación y los desechos marinos

Las dos zonas de alimentación primaria para los adultos de esta especie de tortuga son cercanas a grandes áreas de exploración y producción de petróleo. La playa de anidación en Rancho Nuevo fue víctima de un derrame de petróleo en 1979 y sigue siendo vulnerable.

De igual forma, la tortuga lora también es sensible a amenazas de contaminación comunes a todas las tortugas marinas.   

Compártelo en tu red social: