Tortuga leopardo

Tortuga leopardo

Tortuga leopardo

La tortuga leopardo es una especie grande de tortuga, la cuarta más grande, que puede encontrarse en prácticamente todas las sabanas africanas. Es también la especie más ampliamente distribuida en el sur de ese continente, África subsahariana, desde Sudán hasta el Cabo.

Al ser una especie de pasto, la tortuga leopardo se encuentra más comúnmente en zonas semiáridas, incluyendo matorrales y pastizales.

Quizás no sea de las más conocidas en América y Europa, pero su mayoritaria presencia en África y testimonios de criadores, la convierten en una tortuga a conocer, sobre todo si estamos decidiendo qué especie de tortuga acoger como mascota.

En el presente artículo, brevemente esbozamos las características principales de la especie, que ayudarán a tener una idea mejor de la misma y facilitarán nuestra elección.

Rasgos distintivos de la tortuga leopardo

Rasgos distintivos

La tortuga leopardo es una de las especies de tortugas más grandes del mundo, ya que pueden crecer hasta 70 centímetros de longitud y pesar casi lo mismo que una persona pequeña.

Al igual que otras especies, tiene una gran concha que protege su cuerpo suave.

Los ejemplares de esta raza, a diferencia de los pertenecientes a otras de gran tamaño, son capaces de retraer todo su cuerpo dentro del caparazón, de modo que ninguna parte del mismo queda vulnerable ante un potencial ataque.

Comportamiento de la tortuga leopardo

Comportamiento y esperanza de vida

La tortuga leopardo es un animal generalmente solitario que pasa la mayor parte de su tiempo pastando por plantas, lo que puede hacer de manera efectiva mediante el empleo de su boca en forma de pico agudo.

Esencialmente, no difiere en hábitos a otras especies conocidas.

Al igual que con otras tortugas, la leopardo es un animal de larga vida, que a menudo alcanza 100 años de edad o incluso más.

Alimentación de la tortuga leopardo

Alimentación

La tortuga leopardo es un animal herbívoro. Sólo come plantas y material vegetal con el fin de sostenerse a sí misma.

Para ese fin pasta principalmente en hierbas, donde consume hojas, bayas y flores, además de algún que otro fruto como la tuna.

Depredadores

Debido a su tamaño bastante grande, la tortuga leopardo tiene pocos depredadores naturales dentro de sus hábitats africanos. Además, muchos simplemente no pueden penetrar la alta cúpula caparazón de la especie.

Los seres humanos son los depredadores principales de este animal, aunque también algunos ejemplares han sucumbido ante ataques ocasionales de gatos y perros salvajes.

Reproducción de la tortuga leopardo

Reproducción

Las tortugas leopardo no son capaces de reproducirse hasta que tienen al menos 10 años de edad, tiempo en el que alcanzan la madurez sexual. Al igual que con otras especies de tortuga e incluso de reptiles, la leopardo hembra pone su camada de hasta 18 huevos en una madriguera que cava en el suelo, y que rápidamente después cubre para proteger a sus crías de los transeúntes hambrientos.

Conservación

Aunque hay prósperas poblaciones de tortugas leopardo en las zonas más remotas, cuando están cerca de los humanos, las poblaciones sufren, lo que se debe principalmente a la caza excesiva por parte de las personas.

Esto ha hecho que sea una especie a la que cuidar, en aras de evitar su vulnerabilidad o presencia en las listas de especies en peligro de extinción.

Compártelo en tu red social: